Sin categoría

CIFIMAD 2018

Este fin de semana nos propusieron una de las misiones de infiltración más sorprendente en toda mi carrera como espía de otros mundos. Alrededor de Fuenlabrada, en un barrio aparentemente normal, con unas vías de transporte algo accidentadas, se alzaba un gran edificio con una bandera que para muchos es reconocida. Las siglas CIFIMAD ondeaba y bajo ella los Stormtrooper hacían de vigilantes. Fue difícil entrar, suerte que pudimos aprovechar una pelea que tuvieron con los Spidermans de diferentes mundos paralelos, eso imaginamos.

CIFIMAD

Una puerta extraña se interpuso entre nosotros y así como en las minas de Moria, ni la magia ni la fuerza podían ser utilizadas. Cundo vimos que solo había que acercarse y la puesta giraba sola, conseguimos colarnos, tras la mirada de algunos visitantes extrañados que se decían: Estos no son de aquí.

Dentro de CIFIMAD

Dentro pudimos ver un gran salón donde todo tipo de razas, de diversos mundos y épocas, intercambiaban información. Algunos se saludaban amistosamente y hacían uso del llamado Selfi o un: Me puedo hacer una foto contigo.

CIFIMAD

A nuestro alrededor, se mostraba una tecnología de Droide y armamento solo visto en películas. Aunque había todo tipo de seres, entre ellos hablaban un idioma parecido al nuestro y parecían llevarse bien. Algo que de primeras impacta al ver personajes de Star Wars y Star Trek compartiendo risas y anécdotas.

Diversos temas se escuchaban, algunos debates, pero había algo de lo que hablaban mucho, de un tal Rian Johnson el cual debía de ser un enemigo formidable.

 

Grandes reuniones, al estilo MasterClass, se daban cita donde grandes eminencias compartían sus secretos y vivencias en su larga carrera en la ciencia que solo hemos podido ver en ficción.

Un par de refrigerios en la barra y una charla con Viuda Negra, Supergirl y el capitán Spock nos abrieron las puertas de la cantina, donde la comida fue excelente y se podía repetir cuanto quisieras. No sabríamos decir de que estaba hecho, pero su sabor era parecido a la boloñesa.

La pasarela del CIFIMAD

CIFIMAD    CIFIMAD   CIFIMAD

En la salida, sin tiempo para el café, la gente comenzó a revolucionarse y la marea de personajes del cómic nos llevaron a una sala donde dos presentadores me hicieron reír de tal manera que me sentí integrado entre tanto personaje de ficción.

Como si de una pasarela se tratase, varias sagas fueron representadas ante un escenario. Primero salieron los descendientes de los personajes más pequeños. Luego los jóvenes con gran ímpetu y algo rebeldes. Algunos repetidos, como la princesa Leia Organa. La más habladora contó, con un toque de humor, un resumen de lo ocurrido con su padre y su descendencia. Allí surgió de nuevo el nombre de ese enemigo temible a la vez que guasón, pues todos se reían con sus chistes, me refiero al tal Rian Johnson.

Aunque se vistieron sus mejores galas, solo algunos fueron premiados y alabados por el público que les aplaudía con mucho ímpetu, para después hacerse fotos con los premiados y disfrutar con ellos de un rato inigualable.

Aunque mi cámara no pareció molestarles, si lo hizo nuestro aspecto, pues el tema de extranjero no podía durar para siempre. Por ellos y antes de que me descubrieran, decidimos poner pies en polvorosa para contaros esta noticia que, si a vosotros os sorprende, imaginaros nosotros al vivirla.

Nos fuimos de allí más tranquilo, pero con un sabor agridulce. Fue largo e intenso, pero algo en nosotros nos pedía más.

Con esto nos despedimos y espero que como las grandes historias de ciencia ficción, esto tan solo sea el inicio de una nueva trilogía.

Se despide un servidor y su compañera desde una Fuenlabrada muy, muy lejana.

Elías Hernández

Pasión por crear todo aquello que soy capaz de imaginar.

One thought on “CIFIMAD 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Clickthepixel.net

¡Estamos aquí!
¡We are not here yet! ¡Wait for us!