Sin categoría

Rurouni Kenshin

Rurouni Kenshin es un manga escrito e ilustrado por Nobuhiro Watsuki. Está ambientado en los primeros años de la era Meiji; durante esta época se tomaron algunas medidas que colisionaron con la estructura de la sociedad japonesa. Algunas de ellas fueron: la abolición de las clases sociales, la prohibición del asesinato por venganza, y la prohibición de portar katanas (armas en general, los únicos que podían eran los oficiales militares).

Himura Kenshin es un espadachín que viaja sin rumbo alguno por todo el país ayudando a aquellos que lo necesiten. Cuando llega a Tokio conoce a Kamiya Kaoru, quien le confunde con el gran asesino Battosai por llevar una katana aun sabiendo de la prohibición. Kenshin le mostrará que es alguien inofensivo ya que su katana tiene el filo invertido (sakabato), por lo que le es imposible matar a nadie. Kaoru está obsesionada por encontrar a Battosai ya que según dice pertenece a su escuela de esgrima, el Kamiya Kashin Ryu, mancillando así el estilo de lucha que le enseñó su padre. Los verdaderos responsables de esos homicidios resultaron ser antiguos alumnos de la escuela de Kaoru que fueron expulsados por su padre. Atacaran la escuela poniendo en peligro a Kaoru. Kenshin la salvará pero revelará su mayor secreto: él es el verdadero Battosai, el asesino más famoso y temido de todos los tiempos. A pesar de que Kenshin está dispuesto a marcharse tras haber revelado su auténtica identidad, Kaoru le invita a quedarse a vivir con ella. Con el tiempo se les unirá Yahiko Myojin, un huérfano que roba para los yakuza y que finalmente se convertirá en el discípulo de Kaoru; Sagara Sanosuke, un luchador; y Takani Megumi, una doctora involucrada en el tráfico de opio. El pasado de Kenshin le perseguirá y surgirán varios de sus antiguos enemigos, por lo que este grupo deberá hacerles cara para poder seguir viviendo de forma pacífica.

Nobuhiro Watsuki se convirtió en un gran dibujante ya en su adolescencia. A sus 16 años ganó el concurso de Pop Step Award de Shueisha con su obra Podmark. De esta forma se fue dando a conocer en el mundo editorial y consiguió ser el asistente de dibujo del mangaka Takeshi Obata (Arabian Lamp-Lamp y Chikara Mito Densetsu). También desde que era muy pequeño tuvo una gran inclinación por el arte del Kendo. Algo que sin duda alguna influyó posteriormente en sus obras. Sin embargo, hay veces en la vida que por mucho que quieras algo si no se te da bien, pues no se te da bien. Al no conseguir ganar ningún campeonato abandonó el Kendo.

El manga fue publicado en la Shonen Jump entre 1994 y 1999. Consta de 28 volúmenes en takobon (volumen compilatorio), para más tarde pasar a 22 volúmenes en formato kanzenban (impresos en tirajes limitados). Posteriormente fue adaptada a un anime que se emitió en 1996 por la cadena de televisión Fuji Television con un total de 95 eposodios, además de tener una película de animación y dos OVA. Este anime fue dirigido por Kazuhiro Furuhashi.

Rurouni Kenshin fue uno de los primeros mangas que llego a mis manos. Al igual que Nobuhiro Watsuki yo estaba muy interesada en el Kendo y en las artes marciales en general, por lo que se podría decir que tuve una especie de flechazo nada más ver su historia. Estoy segura que muchos de vosotros ya habréis visto que hay varios animes y mangas que toman lugar en el periodo Meiji. Supongo que esto se debe a que fue un gran impacto para la sociedad de la época y porque puede darle mucho más juego a la hora de crear la historia. En este caso me parece que Nobuhiro Watsuki hizo mucho hincapié en reflejar el conflicto que se les presentaba a los samuráis. La espada era su modo vida y se lo habían arrebatado. Creo que es bastante obvia la frustración que estaban pasando. Y bueno, ya no digo lo de la prohibición de matar por venganza. Esto estaba más ligado al honor y ya sabemos todos como son los japoneses cuando está de por medio el honor.

Otra cosa que me parece magnífica es que el personaje de Kenshin está basado en dos personajes históricos: Kawakami Gensai y el Ronin Musashi Miyamoto. Gensai era conocido por ser uno de los cuatro Hitokiri del Bakumatsu, un grupo de samuráis asesinos que servían al Emperador. Fue liberado de prisión durante la restauración Meiji y se dedicó a enseñar la filosofía samurái, pero como sus ideas iban en contra del nuevo gobierno imperial fue acusado con falsos cargos y finalmente ejecutado. Y en el caso de Miyamoto Nobuhiro Watsuki se sirvió de sus leyendas sobre su poderosa esgrima. En pocas palabras, si quieres aprender un poco sobre la época Meiji de forma divertida, leer los mangas (o ver el anime) de Rurouni Kenshin son básicos.

Las aventuras de Kenshin junto a sus compañeros son muy divertidas. Y aunque es cierto en determinadas ocasiones Kenshin se vuelve un tanto frío y despiadado, por norma general tiene un aura mucho más cómica que le da ese toque de humor a la serie.

La implantación de armas de fuego está muy presente también en la serie. Japón se estaba modernizando y quería tener las mismas armas que Occidente. Pero la modernidad no se queda solo en esas armas, también en otros aspectos más culturales como la introducción de la fotografía. Fue magnífico ver la reacción de Sanosuke cuando le plantaron la idea de hacerse una foto. ¡ESA COSA TE ROBA EL ALMA!

Tuvo tanto éxito esta serie que en 2012 realizaron una película LIVE ACTION y más tarde otra en 2014. Ambas dirigidas por Keishi Ohtomo. Desde mi punto de vista la primera de las películas fue muchísimo mejor que la segunda. Hay que tener en cuenta que meter en una película un montón de capítulos del manga es bastante difícil, pero tuve la sensación de que en la segunda película hicieron una elipsis tan grande que me descolocó muchísimo. Las peleas están geniales, salvo tal vez que en ocasiones puedes ver que el enemigo podría matarle sin problemas pero… como que se lo piensan demasiado. No se vosotros, pero si yo tuviera un ejército de samuráis a mi disposición y fueran contra un solo enemigo la solución es fácil: todos al mismo tiempo, él solo no podrá con todos. Sin embargo hay que darle ese tono de super espadachín y por eso se lo piensan dos veces. Sinceramente me dan ganas de darle golpes a esos samuráis para que espabilen.

Resumiendo, Rurouni Kenshin es uno de los mejores mangas/animes de todos los tiempos en mi opinión. Y si no lo has visto todavía… ¡¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO?!

Iria García

Otaku de corazón.Fanática del anime. Amante de las bolsas sorpresa y torpe a la hora de jugar videojuegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Clickthepixel.net

¡Estamos aquí!
¡We are not here yet! ¡Wait for us!